COMUNICADO REDDeldía LEIDO EN EL FORO DE GOBERNADORES PRO REDD+

English Version
Deutsch
French

Muy buenas a todos y a todas. Somos representantes de las diversas comunidades,
regiones y municipios indígenas y campesinos del Estado de Chiapas y nos hemos entrado a esta Cumbre a tomar la palabra por mano propia porque el gobierno no nos quiso darla.

Por la Selva Lacandona estamos presentes comisiones de las comunidades de la zona Amador Hernández, que está en el mero corazón de la Reserva de la Biosfera Montes Azules, y grupos comunitarios del municipio de Las Margaritas y del municipio de Marques de Comillas. Por la región Altos de Chiapas también presentes grupos comunitarios de los municipios de San Juan Cancuc, Oxchuc y Chenalho.

Venimos hoy hasta aquí, frente de ustedes, para denunciar los programas y proyectos de despojo de nuestros territorios y recursos que desde hace tiempo los malos gobiernos intentan contra nosotros, ahora con un nuevo pretexto: el cambio climático y su proyecto que llama REDD+.

Los planes de negocios trasnacionales para las zonas rurales de Chiapas tienen ya un rato. Los recursos naturales de biodiversidad y agua, de minerías, de biocombustibles y desde más antes de petróleo, han desalojado a la gente, intoxicado la tierra o convertido al campesino en mozo en su propia tierra. Y siempre nos ponen en delito como causa. El delito de ahora es que somos el culpables del calentamiento global.

Que entonces hay que dejar de producir nuestros alimentos y mejor comprar harina de maíz con el dinero que nos paguen por la conservación de los bosques y selvas o con la llamada reconversión productiva que consiste en quitar las milpas para plantar árboles frutales donde las aves y otros animales esos sí que puedan comer abundante para que grande se crezca también la biodiversidad. La biodiversidad de donde van a salir sus negocios patentes de medicinas y alimentos que los gobiernos llaman con un nombre extraño para nosotros: la biogenética.

Con el REDD+ los ricos empresarios y sus gobiernos chalanes se agregan un negocito más, el negocio del carbón en su forma de humo contaminante, y al campesino un miedo más: que las selvas y bosques de Chiapas serán los que lo chupen y la amenaza de que si no conservamos las montañas, no sólo somos responsables de la producción de ese carbón que causa el calentamiento del planeta sino también, así dicen los malos gobiernos para meternos miedo, de la imposibilidad de reducirlo.


No estamos de acuerdo con ese REDD+, ni es cierto que al reforestar los que ahora son nuestros campos de cultivo la contaminación mundial del carbón se va a bajar. Ni hace parte de nuestra cultura ponerle precio a la tierra, ni a sus montañas ni a sus ríos ni a lo que ella así nada más la madre naturaleza por la generosidad de dios nos entregó a las personas, menos todavía cuando la paga viene para hacernos cómplices del pagador para que él si pueda seguir contaminando y acabándose al mundo.
En el Montes azules no vamos a permitir el paso de la brecha Lacandona, la medida agraria que por la fuerza los Caribes están intentando pasar por nuestras tierras para que los grandes empresarios, ahora bajo la cobertura del programa REDD+ y el pretexto del cambio climático, obtenga su certidumbre legal para entrarse a aprovechar los recursos naturales que son de todos los mexicanos y que los pueblos indígenas de por sí conocemos y utilizamos. No nos oponemos a la vecindad con los Caribes a quienes el gobierno les entregó hace cuarenta años una tierra que no pidieron ni conocen, pero sí el que no queremos es que esa tierra, la más biodiversa y con mayores reservas de agua de México, la entreguen, bajo el pretexto del aprovechamiento sustentable de la biodiversidad y ahora de la mitigación del cambio climático, al control del poderoso extranjero.  
Y también queremos con estas palabritas reclamarles que no nos usen, gobernadores mentirosos de gobiernos neoliberales. En su convocatoria a este evento de ustedes, como queriendo dar a entender que hasta los más rebeldes ya están conformes con su proyecto, pusieron una fotografía de campesinos zapatistas protestando en el ejido Amador Hernández tomada en 1999. Aquí estamos, gobiernos mentirosos; no nos hemos rendido, ni olvidado de qué lado camina la vida honrada de los pobres. ¿Por qué no ponen a los Caribes como imagen de su evento si son ellos los únicos que han aceptado y que siempre aceptan vender una tierra que no era de ellos?, ¿o ya sus patrones de ustedes no les creen que ellos son los únicos pobladores de la Selva y los meros originarios?
En Marqués de Comillas nos tumban las selvas, las selvas originarias, para meter sus palmas africanas que le llaman bosques como les llamó ayer el gobernador de Chiapas Juan Sabines, y cuando ya nos cansamos por el mal precio o porque entramos en reflexión de lo que hicimos y cortamos esa palma, nos llevan a la cárcel porque, nos dicen que también estaba comprometida para calmar el cambio climático aunque eso nunca se lo dijeron a los compañeros que la sembraron.
En San Juan Cancuc, dizque para cambiar a energías limpias, quieren imponer con sobornos una represa, y aunque ya los Bienes Comunales les entregaron acta que pide que se vayan, ustedes siguen llevando materiales y sobrevolando con helicóptero el cañón por donde quieren pasarla.
En las Margaritas, como no pueden con las asambleas ejidales, quieren también meter sus proyectos de división de la tierra comunitaria con sus programas de certificación agraria, el FANAR, o Procede como le llamaban antes, para negociar ya con cada persona sin necesidad de pedirle a todos su palabra.
¿Por qué no nos consultan?, ¿por qué a las fuerzas quieren imponer sus voluntades de ricos? Las selvas son sagradas y están ahí para el servicio de los pueblos, para el servicio generoso porque así a nosotros también dios nos las entregó; nosotros no vamos a sus países de ustedes a decirles que hacer con sus vidas y sus tierras, respeten las nuestras, váyanse por donde vinieron, comerciantes de la vida.
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México, a 26 de septiembre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada